• Can Ribas

    UNA BODEGA FAMILIAR FUNDADA EN 1711

    Pedro Ribas de Cabrera construye una bodega a los pies de la Sierra de Tramuntana en Mallorca, hogar de la familia donde tres siglos más tarde se siguen elaborando vinos.

Profundas raíces

DIEZ GENERACIONES DE AMOR POR LA TIERRA

La bodega es parte de una finca agrícola que producía aceite de oliva y trigo, que junto con los viñedos, eran los principales tipos de cultivo en aquella Mallorca del s.XVIII. Pedro Ribas de Cabrera construyó la bodega en 1711 en Consell, cerca de los viñedos, marcando el inicio de una actividad que sigue en manos de la familia desde hace diez generaciones. Su padre, Pere Joan Ribas, se había trasladado por matrimonio a Consell desde la finca agrícola Cabrera en Algaida.

En la bodega se instalaron lagares de piedra para fermentar los vinos y “botes congrenyades” (botas anilladas) para su almacenamiento. Su hijo, Mateo Ribas fue quien erigió la almazara en 1774 y la casa familiar en 1776.

 

Año 1877

MEDALLA DE PERFECCIÓN

Fue el año de la gran "Exposición Vinícola Nacional" donde más de 840 clases de vinos, aguardientes y vinagres representaron a todas las regiones de España, y entre todos ellos se presentó una variada selección de vinos de las Baleares. Todos ellos fueron evaluados, minuciosamente mediante cata y análisis químicos, numeroso y plurinacional jurado de expertos.

Mateo Ribas recibió con gran júbilo la medalla a la perfección, reconocimiento a un vino tinto de Gargollassa, que contribuyó a dar el impulso a la bodega en uno de los momentos más complicados para el sector vitícola, acechado por la llegada de la filoxera.

Los Ribas en el hotel Maricel de Palma

Los años 20

LAS PRIMERAS FOTOGRAFÍAS

A principios del siglo XX, los jóvenes hermanos José, Jesús, María y Juana Ribas perdieron a su padre, sobrino y sucesor de Mateo. Con la ayuda de la familia Colom, experimentados viticultores, gestionaron la finca manteniendo la tradición vitícola de la casa. Se construyeron entonces los depósitos de hormigón que ayudaron a ampliar la producción.

La venta del vino se hacía principalmente a granel en garrafas y se vendía tanto en la propia bodega como en la pequeña tienda que los Ribas tenían en la calle Santa Clara, en el casco antiguo de Palma.

Vendimiadores junto al lagar de la bodega

historia bodega ribas, vendimiadores frente a la casa

Vendimiadores frente a la casa familiar

 

Los años 80

LOS GRANDES CAMBIOS

Desde los inicios, el vino se había vendido a granel y cuando Biel Oliver-Ribas recibió en los años 70 la bodega de manos de sus tíos, continuó con la misma tradición con ayuda de la familia Colom.

Su mujer Sió, que da nombre a una de las principales líneas de vino de la bodega, contribuyó con su apoyo a que la bodega pasara a manos de sus dos hijas mayores. En 1984, las hermanas Juana y María Antonia, lideraron junto al enólogo Francisco Servera una etapa crucial, en la que la bodega se convirtió en foco de renovación y de resistencia ante el retroceso del viñedo en la isla y se lanzaron los primeros vinos embotellados.

Foto: Los hermanos Ribas (izda.) y la familia Colom (dcha.)

 

Año 2000

LAS NUEVAS GENERACIONES

La bodega, por entonces dirigida por María Antonia Oliver-Ribas, dió un nuevo giro hacia la investigación para la mejora de las variedades autóctonas y la expansión internacional.

En el año 2004 la dirección técnica pasó a manos de los enólogos Araceli y Javier Servera Ribas, hijos de María Antonia y décima generación. Se iniciaron nuevos proyectos de investigación para reducir el impacto medioambiental y se abrió la bodega al visitante a través del enoturismo.

Año 2019

“CELEBRANDO NUESTRA HISTORIA”

La ampliación de la bodega ejecutada por Rafael Moneo y la entrada en Grandes Pagos de España nos permite continuar este viaje a través del tiempo, en busca de nuestras propias raíces.

Mantonegro 100%

“DESCONFÍO DE LA GENTE QUE NO BEBE”

VER VINO

L’AMO EN JOAN

"Toda una vida de dedicación a la viña"

CONOCER

SUSCRÍBASE PARA ESTAR INFORMADO DE NUESTROS NUEVOS PRODUCTOS Y EVENTOS